Me llamo José María Puya, soy dietista-nutricionista y tecnólogo alimentario.
Sigue mi trabajo en LinkedInInstagram y YouTube.

En este artículo conocerás de forma sencilla y breve cuáles son las diferencias visuales, organolépticas y nutricionales entre la banana y el plátano de Canarias.

Visualmente, es sencillo diferenciar un plátano de Canarias y una banana. El plátano de Canarias, de menor tamaño y más curvado, se reconoce por las pequeñas manchas negras o motitas en su piel, mientras que la banana se presenta más grande, con curvas suaves y una piel uniforme.

Internamente, el plátano de Canarias muestra un amarillo intenso y una textura acuosa, en contraste con el interior más pálido y blanquecino de la banana.

En países de Latinoamérica, cuando utilizan el término «plátano» se refieren a lo que comúnmente en España denominamos plátano verde o plátano macho, usado en la cocina, mientras que cuando se refieren a «banana» se asocia al plátano dulce.

En España, «plátano» se refiere específicamente al cultivado en las Islas Canarias, cuya variedad emblemática es la Cavendish enana; mientras que cuando nos referimos a «banana», hacemos referencia también a la fruta dulce.

En cuanto a sabor, los plátanos de Canarias son reconocidos por su dulzor, gran aroma y una textura jugosa debido a su alto contenido de humedad.

Las bananas, en contraste, tienden a ser más secas y con una textura harinosa que influye en su sabor menos dulce. Aunque la preferencia es subjetiva, la inclinación popular se dirige hacia el plátano por su perfil organoléptico atractivo.

Los plátanos de Canarias superan en azúcares a las bananas, con alrededor de 14 gramos por cada 100 gramos, frente a los 8,4 gramos de las bananas. Esta diferencia se traduce también en textura, siendo la banana más harinosa.

Aunque ambos comparten un perfil nutricional similar en cuanto a proteínas, fibra y grasas, el plátano de Canarias destaca por su mayor contenido de potasio y fósforo y menor cantidad de sodio, además de poseer más polifenoles totales.

En la cuestión de la maduración, los plátanos maduran más rápidamente que las bananas, que tienden a tener una vida más prolongada en nuestros fruteros.

Ambas frutas aportan beneficios para la salud y ofrecen sus propias cualidades únicas. La elección entre una banana y un plátano de Canarias dependerá de tus preferencias personales de sabor y textura.

¿Necesitas mejorar tu alimentación?

Haz click para más información
0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
    Privacidad