Los espárragos contienen ácido asparagúsico, el cual está compuesto, entre otras cosas, de azufre. Tras la degradación de esta molécula por nuestro organismo, se produce otro compuesto de desecho, denominado metanotiol. Este sulfuroso elemento es eliminado por la orina y confiere ese característico olor.

Además, el metanotiol se encuentra en gran concentración en la mofeta y en materia orgánica en descomposición. Como curiosidad, los estudios demuestran que no todas las personas son capaces de detectar su olor. Por lo tanto, no te extrañes si esto te parece una locura.

🍱 Consulta Dietética Online: info@alimentologia.com
🍊 Más artículos del blog: www.alimentologia.com/blog
🎓 Más sobre el autor: José María Puya

Share This
0