Buenas noticias para la salud del consumidor europeo: a partir del 2 de abril de 2021, se pondrá en marcha el último Reglamento dictado por la Comisión Europea, en el que exige un máximo de 2 gramos de Grasas Trans Artificiales por cada 100 gramos de grasas totales del alimento. Es decir, los alimentos solo podrán contener un 2% de este tipo de grasas, conocidas por relacionarse con prevalencia de enfermedad cardiovascular.

Este reglamento se denomina “Reglamento (UE) 2019/649 de la Comisión, de 24 de abril de 2019, por el que se modifica el anexo III del Reglamento (CE) no 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a las grasas trans, distintas de las grasas trans que se producen naturalmente en las grasas de origen animal“.

Pero… ¿Qué son las Grasas Trans?

Para mucha gente, es sorprendente leer que las famosas grasas trans son un tipo de ácido graso insaturado, ya que siempre se han tachado a las grasas saturadas como las grandes culpables. Por definición química, los ácidos grasos trans son “ácidos grasos con al menos un doble enlace carbono-carbono no conjugado en la configuración trans”.

También es sorprendente para algunas personas el hecho de que las grasas trans también se encuentran de forma natural en alimentos como la carne y los lácteos. Sin embargo, estas grasas trans no se han relacionado con varios tipos de enfermedades no transmisibles (enfermedades coronarias, inflamación, insulinorresitencia…). Las producidas industrialmente, sí, siendo la principalmente fuente los aceites parcialmente hidrogenados, como el famoso aceite de palma.

Este tipo de hidrogenación, llamada “hidrogenación selectiva”, es el tipo más común en la industria, y resulta en la afectación de determinadas insaturaciones y dobles enlaces. El resultado es una mezcla de ácidos grasos insaturados mayoritariamente.

¿Cuál es el objetivo de la hidrogenación?

La industria utiliza la hidrogenación para minimizar la oxidación, con ello consiguiendo una mayor vida útil del producto, ya que a más insaturación, más oxidación. Es un proceso muy eficiente para la industria alimentaria.

¿Cuáles son los puntos exactos de este nuevo Reglamento?

  • Un límite máximo de grasas trans artificiales en alimentos destinados al consumidor final y alimentos destinados al suministro al por menor, de 2 gramos por 100 gramos de grasa.
  • Una obligación de transmisión de información de empresa a empresa sobre la cantidad de grasas trans en los alimentos cuando excede el límite del 2% de grasa.
  • Los alimentos que no cumplan podrán seguir comercializándose hasta el 1 de abril de 2021.

Más sobre Nutrición, Alimentos y Salud: www.instagram.com/alimentologiacruda y www.instagram.com/josekenji

Referencia: https://ec.europa.eu/food/safety/labelling_nutrition/trans-fat-food_en

0